30 años de Ballet Folclórico de Bahia

Salvar en los favoritos

El Ballet que no ves y el Ballet que conoces en un espectáculo contemporáneo

Espetáculo Balé Folclórico da Bahia Pelourinho Salvador Bahia. Foto: Amanda Oliveira.

Slim Melo era residente de Plataforma, suburbio de Salvador. Tomaba el 238, el autobús de la línea plataforma X Lapa e iba a las clases del Curso Júnior del Ballet Folclórico de Bahia, en Pelourinho. Allí se graduó, se convirtió el bailarín principal y luego perfeccionó sus estudios en ballet clásico en la Escuela del Bolshoi en Brasil. Slim se fue por el mundo. Fue a Nueva York, estudió las técnicas Horton y Martha Graham en The Ailey School. Profesionalmente, bailó en compañías como The Alvin Ailey American Dance Theater, The Metropolitan Ópera Ballet y Maurice Hines Musicals.

Esta es sólo una de las grandes historias del Ballet Folclórico de Bahia. ¿Quién diría que en agosto de 1988 nacería aquella que alcanzaría ser la mayor compañía profesional de danza folclórica de Brasil y que nos representaría mundo afuera con una danza vibrante y de técnica precisa? Walson Botelho y Ninho Reis idealizaron el Ballet Folclórico de Bahia (BFB) que, desde hace 30 años, difunde lo mejor de Brasil al mundo, al mismo tiempo que promueve el reencuentro del país con sus orígenes: la cultura popular, la cultura negra, la cultura afrobahiana, la herencia indígena.

Espetáculo Balé Folclórico da Bahia Pelourinho Salvador Bahia. Foto: Amanda Oliveira.

Este artículo podría pasar horas describiendo el reconocimiento mundial de esta tan premiada compañía bahiana, que incluso le dio nombre a una calle en África. O de las giras internacionales y la nacional, o sobre cuando, en 2013, el ayuntamiento de Atlanta (USA) proclamó el 1 de noviembre como el “Día del Ballet Folclórico de Bahia” en el calendario oficial de la ciudad. Pero no. El relato es exactamente sobre el “Ballet que no ves”, tema de las celebraciones de este año. Los bastidores, historias como la de Slim y hechos inusitados de este tan representativo trabajo.

El Ballet que no se ve

Ensaio do Balé Folclórico da Bahia 30 anos. Foto: Thiago Sampaio.

El ballet que nadie lo conoce, del aula , de la danza moderna, técnicas de danza contemporánea. El trabajo desde el ballet clásico, hasta la danza afro, la danza folclórica, la capoeira, el teatro, la música. Algunas personas no saben, pero todas las clases y proyectos son gratuitos. Hay talleres para niños, para adolescentes y para adultos. Es de esta manera que se descubren varios talentos. Muchos de los más de 700 bailarines que se graduaron en el ballet, ingresaron de esta forma.

“El bailarín aquí no viene sólo para “hacer plié “, giros y afines, él viene para asistir a seminarios (sobre diversos temas), él viene aquí para formarse también como un ciudadano consciente de su condición y como multiplicador de sus objetivos, de su razón de estar aquí. El ballet que se ve (en el teatro) es el ballet colorido, del atabaque, del espectáculo, pero el ballet que no ves es el del aula “, dice el Director General, Walson (Vavá) Botelho, con orgullo.

Es exactamente de esas personas que el próximo espectáculo del Ballet Folclórico va a hablar. Un homenaje al propio elenco, el cuerpo que construyó esa historia.Carlos Durval dos Santos, Slim Melo y Nildinha Fonseca firman 3 coreografías inéditas. Durval y Slim se graduaron en el Ballet Folclórico de Bahia y hoy viven fuera del país. Nildinha, a quien Vavá le trata cariñosamente de “uno de los dinosaurios sagrados” del Ballet Folclórico, está allá desde el comienzo hasta hoy. Definitivamente, son creaciones llenas de emoción.

Ensayo abierto – constante perfeccionamiento

Ensaio do Balé Folclórico da Bahia 30 anos. Foto: Thiago Sampaio.

Aquella tarde de lunes, coreógrafos, bailarines y espectadores fueron a asistir al ensayo abierto del espectáculo de 30 años. En la “platea” (aula) estaban presentes Fátima Suarez, coreógrafa, bailarina y directora de la Escuela Contemporánea de Danza y una de las principales especialistas en técnica Martha Graham en Brasil; Nelma Seixas, coreógrafa y profesora de la facultad de Danza de la Universidad Federal de Bahia, bailarina y un gran icono de la danza en Bahia: el panameño Luiz Molina, bailarín del Ballet del Teatro Castro Alves, entre otros nombres.

De ojos atentos a cada detalle, estaba José Carlos Arandiba Gomes Santos, hijo de Ogum, un auténtico dios de los guerreros. Con una carcajada buena, que te lleva a reír junto, Zebrinha, como también es conocido, sonríe con los ojos. El talentoso Director Artístico del BFB, dice con orgullo: “Trabajo en dos grupos que son de utilidad pública en ese país, tanto en la parte educativa, como en la parte cultural. El Ballet Folclórico para mí es mi cuerpo político. El Bando de Teatro Olodum es mi voz política “. Zebrinha se silenció. El ensayo iba a empezar.

“No es un lenguaje al que estamos acostumbrados a presentar en la compañía como espectáculo. Por eso, estamos haciendo esos ensayos abiertos, incluso para que escuchemos a la gente “, Vavá explica descalzo, ya en medio de los bailarines que se preparaban para la primera danza.

Empieza la música. Los movimientos del ballet y la música clásica se unen a un lenguaje corporal de la cultura afrobrasileña. Una fusión entre clásicos europeos y matriz africana, con la osadía con que hace diez años presentaron “Sagração da Primavera de Stravinsky”. La coreografía, firmada por Carlos Durval Santos, es una exuberante versión afro contemporánea del Bolero de Ravel. Durval pasó por el Ballet Folclórico de Bahia y también se fue por el mundo. Actualmente, vive en Nueva York como profesor y coreógrafo de la compañía de danza The Alvin Ailey Dance Theater, de la que también fue bailarín principal por muchos años.

Ensaio do Balé Folclórico da Bahia 30 anos. Foto: Thiago Sampaio.

Al terminar, silencio y miradas atónitas. Fuerte, intenso y moderno. En medio de los aplausos, Vavá ya explicó que la música va a ser trabajada, trayendo todos los rasgos de la africanidad, de la música bahiana, para el Bolero de Ravel. Es decir, además de los instrumentos de la orquesta sinfónica, aún va a entrar el berimbau, el atabaque, la conga, así como la coreografía ya trae todo ese rasgo y esa tendencia. Mientras tanto, los bailarines respiran y ya se posicionan para la próxima presentación.

El nivel de sorpresa permanece. Entra en escena la danza urbana, el hip-hop, la danza negra americana, el pagode bahiano. Slim Melo propone una coreografía que remite a su memoria de cuando vivía en la Cidade Baixa, en Salvador. La coreografía se llama 238, y así como la historia desde el principio, es la representatividad del camino recorrido, su trayectoria en la vida. La mezcla del Ballet Folclórico, de los ritmos de Plataforma con los de Harlem y la técnica de Alvin Ailey. Singular, espontáneo y actual.

Ensaio do Balé Folclórico da Bahia 30 anos. Foto: Thiago Sampaio.

Para la última presentación, todos se recomponen para una performance visceral. Okan, que en yoruba quiere decir corazón, hace un paseo por el universo femenino, la fuerza de la mujer, el ser oxum. La primera bailarina del Ballet Folclórico de Bahia, Nildinha trajo elementos de matriz africana sumados a la feminidad. Engloba diversos lenguajes como teatro, danza y música. Delicado y sensual. Valiente e imponente.

“… la pilla, la guerrera, la que sufre, la mujer que pasa por todos los prejuicios y problemas que se enfrenta en el mundo hoy en día. Es esa la realidad que Nildinha quiere vivenciar, con el lenguaje de la danza afro tradicional “, finaliza Vavá.

Tras algunos días de ese ensayo abierto, hubo una presentación en el Vila Velha, en Salvador. Fue durante el “A Cena tá preta 2018” (La Escena está negra 2018), que este año rindió homenaje los 30 años del Ballet Folclórico. Una “presentación-ensayo” de primera mano, como una forma de regalar el Bando de Teatro Olodum, mostrando, en su teatro, las tres coreografías presentadas en el ensayo. El público presente pudo ver las coreografías listas, pero aún sin figurín y sin iluminación definitiva.

30 anos do Balé Folclórico da Bahia, ensaio aberto no Teatro Vila Velha

Zebrinha y Vavá recibieron flores y una placa en honor a la obra. Entre una presentación y otra, Vavá fue contando la historia del ballet. Entre las curiosidades, contó sobre cómo el grupo comenzó ensayando en escondido, en un inmueble en construcción; dijo también que está entre los espectáculos en cartel desde hace más tiempo en el mundo de forma ininterrumpida; , dijo aún que la compañía ya ha estado en más de trescientas ciudades y 24 países. Es muy interesante conocer otro lado de ese ballet, que hizo del Teatro Miguel Santana, su sede en Pelourinho, una parada obligatoria para visitantes de todo el mundo.

Servicio

Todos los cursos y talleres son gratuitos por la tarde y por la noche, abierto a todos. Ballet júnior, para niños entre 5 y 14 años, los lunes, miércoles y viernes, de las 13h a las 15h. En los talleres para adultos, para quien quiera bailar, los lunes y los miércoles, de las 20h a las 22h, todo el año.

El espectáculo en celebración de los 30 años tiene dos actos. El primero, con 3 coreografías inéditas – Bolero de Ravel, 2.3.8 y OKAN. El segundo, con dos remontajes, firmados por Nildinha Fonseca: Herencia Sagrada – La Corte de Oxalá y Rapsodia Brasileña. La presentación “oficial” será en el Teatro Castro Alves, pero, por falta de patrocinio, aún no hay fecha definida.

Te preparamos una lista de las músicas perfectas para esta experiencia. ¡Escúchala ahora!



Experiencias en Salvador

Eventos

27
Jan
28
Jan
29
Jan
30
Jan
31
Jan
01
Feb
02
Feb
03
Feb