Memorias negras: conoce grandes historias de Salvador

Salvar en los favoritos
Praça Castro Alves, Centro Histórico, Salvador.

Conoce monumentos de Salvador que cuentan la historia de la resistencia del pueblo negro

Visit Salvador de Bahia hizo un listado de monumentos, estatuas, hermas y bienes catalogados que te van a ayudar comprender mejor su propia historia

Novo Normal. Salvador Bahia. Foto Tércio Campelo.

Quien camina por las calles de Salvador tiene muchas razones para encantarse. Ya sea por el comportamiento de la gente, por la puesta del sol privilegiada, por el olor del acarajé en varias esquinas o por el itinerario sincrético-religioso. Pero ¿alguna vez te has puesto a observar las estatuas y monumentos que componen el escenario en diferentes barrios de la ciudad? ¿Alguna vez te has preguntado qué significan?

Pues, muchos ayudan a eternizar la historia y las luchas de la población negra de Bahia, ya que, tras siglos de colonización y esclavitud, esos monumentos ayudan a preservar y valorar nuestra cultura, así como a rescatar la historia de luchas y resistencias de los pueblos africanos y Afrobrasileños, que impulsaron diversas transformaciones sociales.

Visitar Salvador y encontrar esos hitos es conectar con la memoria, valorar las voces de una lucha universal por la afirmación y es una inspiración para nuestra re-existencia. Pensando en ello, Visit Salvador da Bahia ha resuelto echarle una mano para enriquecer tu recorrido con conocimientos e historias sorprendentes.

“El registro histórico en forma de monumentos representa algunas formas de ejercitar la memoria de un pueblo, una cultura, una civilización. El memorialismo es una práctica de diversas sociedades a lo largo de la historia. En el caso de monumentos que evocan la ascestralidad negra en Salvador, es importante ver que son inscripciones públicas que remiten a hechos en los que negros han estado presentes en papeles protagónicos”, lo resume Carlos Barros, historiador, científico social y cantante de música. popular.

Conjuración Bahiana de 1798

Conjuração Baiana de 1798. Praça da Piedade. Salvador Bahia. Foto Jefferson Peixoto Secom.

Si vas al centro de la ciudad, encontrarás cuatro bustos de personalidades históricas, ubicados en plena Praça da Piedade(Plaza): de los sastres João de Deus Nascimento y Manuel Faustino dos Santos Lira; y de los soldados Luiz Gonzaga das Virgens y Veiga y Lucas Dantas de Amorim Torres.

Esculpidos en bronce, los bustos rinden homenaje a los cuatro hombres que fueron ahorcados y descuartizados en una plaza pública el 8 de noviembre de 1799. Condenados por conspiración contra la Corona de Portugal, fueron considerados por los Jueces de la Corte de Apelaciones de Bahia como protagonistas de una movimiento conocido como Conjuración Bahiana de 1798, también conocido como Revuelta de los Sastres (Revolta dos Alfaiates o Revolta dos Búzios).

El movimiento precursor de la emancipación, tuvo lugar a finales del siglo XVIII (1798-1799), en la entonces Capitanía de Bahia. Se difundió como un movimiento popular en el que defendían la independencia y más igualdad racial, además de un gobierno republicano, democrático, con plenas libertades, libre comercio y apertura de puertos como puntos principales. También defendían un salario más alto para los soldados. La sentencia para todos fue el ahorcamiento seguido del descuartizamiento en la Praça da Piedade(Plaza).

Plaza Castro Alves

Praça Castro Alves. Centro Histórico de Salvador Bahia. Foto: Tércio Campelo.

Después de esa visita, vale la pena continuar por la Avenida Sete de Setembro hacia el Centro Histórico(Casco Antiguo). Justo después del edificio Sulacap, sigues recto hasta encontrar la estatua del poeta Castro Alves, frente al Espacio de Cine Glauber Rocha (Espaço de Cinema Glauber Rocha). También esculpida en bronce, la estatua tiene en su base, bajo una tapa de granito, los restos del poeta quien se le conoció como el “Poeta de los esclavos”.

Antônio Frederico de Castro Alves nació en la hacienda Cabaceiras, en el Recôncavo Bahiano(región bañada por la Bahía de Todos los Santos) y, alrededor del año 1853, vino con su familia a Salvador. Estudió en el Colegio de Abílio César Borges, donde fue colega de Rui Barbosa y, durante ese período, ya mostraba una gran vocación por la poesía. Su producción literaria fue inspirada en las causas sociales y morales, de la abolición de la esclavitud y la república – aspiración política de los liberales más exaltados de la época. En 1868 se trasladó a la Facultad de Derecho de São Paulo, la misma de su amigo Rui Barbosa. Víctima de tuberculosis, regresó a Bahia buscando la recuperación de salud. Ese mismo año publicó su primer libro, “Espumas Flutuantes” (Espumas flotantes), ganando reconocimiento en vida y manteniendo la lucha por los ideales abolicionistas hasta la muerte, en 1871.

Busto de Mãe Runhó

Siguiendo el itinerario para conocer más sobre la historia del pueblo negro de esta ciudad, ve al barrio Engenho Velho da Federação, donde se encuentra el busto de Mãe Runhó, en la plaza que lleva el mismo nombre, junto al Terreiro do Bogum. Hecha en fibra y hormigón, la escultura representa un homenaje a la memoria de la Iyalorixá Maria Valentina dos Anjos Costa, Doné Runhó, del Terreiro do Bogum.

Se tornó Iyalorixá a los 21 años, asumiendo la dirección del terreiro tras la muerte de Doné Romana de Possú, en 1925, y permaneció en el cargo durante 50 años. Le sucedió Mãe Gamo, Evangelista dos Anjos Costa, de 64 años, que era la madre pequeña (mãe-pequena-la persona que ayuda a la madre/padre de santo) de la casa. El funeral de Mãe Runhó(Madre) tuvo lugar en el cementerio Quintas dos Lázaros, con el ataúd cargado a hombros por los hijos de santo, quienes cantaron canciones durante todo el recorrido, siguiendo la tradición del candomblé.

Mãe Gilda de Ogum, símbolo de resistencia

Mãe Gilda de Ogum. Salvador Bahia. Foto Marina Silva Jornal CORREIO.

Otra Iyalorixá homenajeada en nuestra ciudad es Mãe Gilda de Ogum, símbolo de resistencia por la afirmación de religiones de origen africano, tras el terreiro Ilê Axé Abassá de Ogum haber sido invadido y depredado por representantes de otra religión. El busto, hecho en bronce, se encuentra en el Parque Metropolitano de Abaeté, cerca de Lagoa do Abaeté(Laguna), en Itapuã.

Gildásia dos Santos e Santos era activista en el proyecto de Combate a la Intolerancia Religiosa y se convirtió en una referencia para los terreiros en Itapuã y en toda Bahia. En octubre de 1999, Folha Universal publicó un artículo titulado: “Macumbeiros charlatões lesam o bolso e a vida dos clientes”(Macumberos embaucadores dañan el bolsillo y la vida de los clientes”. El artículo del periódico nacional traía una foto no autorizada de la Mãe Gilda con sus túnicas religiosas en el terreiro.

Tras la publicación, ella sufrió acusaciones y calumnias a causa de la materia. Tuvo su casa invadida por fundamentalistas religiosos, fue insultada, le agredieron a su esposo y los objetos sagrados fueron rotos. Mãe Gilda se enfermó y tres meses después de la publicación, la Iyalorixá de 65 años, sufrió un infarto fulminante, el que resultó en su muerte el 21 de enero de 2000. En su honor, en 2007, la Ley 11.365, que consagra el 21 de enero como el Día Nacional de Combate a la Intolerancia Religiosa. Hoy, Ilê Axé Abassá de Ogum está dirigido por Iyalorixá Jacira Ribeiro dos Santos, Mãe Jacira de Oxum, hija santo e hija consanguínea de Mãe Gilda.

Uma saudade chamada Itapuã

Según el historiador Carlos Barros, las estatuas de Mãe Runhó y Mãe Gilda son marcas de la presencia femenina en las luchas sociales bahianas: “Regido por valores ancestrales y existenciales de fe, las imágenes de esas mujeres nos hacen recordar que la lucha es un acto constante y cuánto a la teogonía afrobrasileña fundamenta nuestra vida en Bahia ”.

Luiz Gama: uno de los más importantes líderes abolicionistas de Brasil

Luiz Gama. Salvador Bahia. Foto Marina Silva / Jornal CORREIO.

En otras partes de la ciudad, también hay monumentos que ayudan a eternizar la historia y las luchas de la población negra de Bahia. En Largo do Tanque, por ejemplo, hay una herma * en honor a Luiz Gama, hecha de bronce y granito, en el centro de la Plaza. Luiz Gonzaga Pinto da Gama nació aquí en Salvador el 21 de junio de 1830. Era hijo de un hidalgo portugués y Luíza Mahin, mujer negra libre que participó en varias insurrecciones de negros esclavizados, incluso la Revolta dos Malês (Revuelta de los Malês), en 1835. En 1840 , su padre se lo vendió como esclavo para pagar deudas de juego. Lo llevaron a Rio de Janeiro y allí el alférez Antônio Pereira Cardoso lo compró y lo llevó a la ciudad de Lorena-SP.

En 1860 se destacó como periodista y colaborador de varios periódicos progresistas. Como poeta, a través de sus poemas, satirizaba la aristocracia y los poderosos de su tiempo, defendiendo los derechos de los más pobres. Luiz Gama fue uno de los líderes abolicionistas más importantes de Brasil, siempre comprometido en movimientos contra la esclavitud y en favor de la libertad negra. Murió el 24 de agosto de 1882 y fue sepultado en el Cemitério da Consolação (Cementerio), en São Paulo.

Zumbi dos Palmares

Zumbi dos Palmares. Praça da Sé, Centro Histórico. Salvador Bahia. Foto Jefferson Peixoto-SECOM.

En Largo do Retiro, hay una escultura de acero que hace honor a Zumbi dos Palmares, el último de los líderes del Quilombo dos Palmares, cerca del viaducto del mismo nombre. Nacido en Palmares (Alagoas), en 1655, fue capturado y entregado a un misionero portugués cuando tenía seis años, bautizado y alfabetizado. En 1670, escapó de regreso a su lugar de origen. Ocho años después, el gobernador de la Capitanía de Pernambuco propuso al entonces líder del Quilombo dos Palmares, Ganga Zumba, la libertad para todos los esclavos del quilombo en el caso de que se sometieran a la autoridad de la Corona portuguesa; la propuesta fue aceptada, pero Zumbi la rechazó, desafiando el liderazgo de Ganga Zumba y prometiendo continuar la resistencia contra la opresión portuguesa.

Con eso, Zumbi se convirtió en el nuevo líder del Quilombo dos Palmares, siendo conocido por su destreza y astucia en la lucha. El 6 de febrero de 1694 fue destruida la capital de Palmares y Zumbi resultó herido, falleciendo el 20 de noviembre de 1695. Zumbi es hoy símbolo de resistencia y, en 1995, se adoptó la fecha de su muerte como día de la Conciencia Negra.

Zumbi también está representado allí en el Centro Histórico, en un monumento de 2,20 metros de altura y 300 kilos. Ubicada en la Praça da Sé(Plaza), Centro Histórico de Salvador, la escultura está firmada por la artista Márcia Magno.

Busto de Nelson Mandela

Si vas al barrio Liberdade – o si vas a conocer [FS1] la sede del Bloco Afro Ilê Aiyê(Bloque) en Curuzu – vas a encontrar otro homenaje. Ahora le toca al expresidente de Sudáfrica de 1994 a 1999, el principal representante del movimiento anti-apartheid, Nelson Rolihlahla Mandela. El busto de bronce fundido se encuentra en Largo da Liberdade, frente al Plano Inclinado.

Histórias dos bairros de Salvador: Curuzu

Se graduó en Derecho, todavía joven. Se involucró en la oposición al régimen racista del apartheid, que negaba a los negros los derechos políticos, económicos y sociales. Fue arrestado en agosto de 1962, pero el 12 de junio de 1964 fue condenado a cadena perpetua por planear acciones armadas, en particular sabotaje y conspiración para ayudar a otros países a invadir Sudáfrica. Permaneció en prisión hasta el año 1990, cuando la campaña del Congreso Nacional Africano – CNA y la presión internacional lograron que fuese liberado el 11 de febrero. Mandela y Frederik de Klerk compartieron el Premio Nobel de la Paz en 1993. Lideró la transición del régimen minoritario al mando, el apartheid, ganando el respeto internacional por su lucha en favor de la reconciliación interna y externa. Murió en Johannesburgo el 5 de diciembre de 2013.

Según el historiador Carlos Barros, Luiz Gama, Mandela y Zumbi son iconos de una guerra política más franca y en territorios de la aridez de la dominación masculina. “Fueron hombres que lucharon en el terreno del típico macho blanco colonizador. Esos monumentos sirven para para que recordemos lo mucho que estamos en las batallas hasta el día de hoy ”, lo expresa.

Escultura de Odoyá y el Cetro de la Ancestralidad

Si crees que se acabó, trata de respirar hondo y seguir paseando, pues todavía hay otros monumentos que tienen una conexión directa con nuestra cultura y ancestralidad, como la escultura Odoyá y el Cetro de la Ancestralidad. La escultura, en honor a Yemanjá, está hecha de acero inoxidable, de 4,50m de alto y 9,0 m de ancho, incrustada en la parte trasera de la balaustrada de la playa de Rio Vermelho, frente a la iglesia. Evoca una aleta hueca de pez, la que muestra la línea de flotación en el horizonte. “Empecé a hacer un caballito de mar de acero inoxidable. Pero vi una aleta de pescado y pensé en la solución hueca, que muestra la línea de flotación en la balaustrada”, lo revela el artista visual Ray Viana, autor de la pieza.

¡La escultura se le bautizó como Odoyá! – saludo a Yemanjá – y significa Madre de las Aguas. La Orixá es considerada la “Madre de todos los Orixás”, pues cuenta un mito yoruba que ellos salieron de sus senos rotos. Ella es la única orixá que tiene una fiesta exclusiva en su honor – el 2 de febrero – sin ninguna asociación con un santo católico en la capital de Bahia.

En el mismo barrio, pero en la Rua da Paciência(Calle), se encuentra el Cetro de la Ancestralidad (Opo Baba N’Laawa), implantado en febrero de 2001, el que es un símbolo de la ancestralidad afro, concentrando los principios femeninos y masculinos de la cosmogonía Nagô.

Hecha en bronce, sobre un casquete de tierra con césped, la escultura es un hito de la herencia africana, un objeto sagrado que utiliza elementos significativos del patrimonio cultural, responsable del legado civilizatorio que marca la identidad afro brasileña. Dos pájaros en las laterales de la pieza representan el poder de la procreación, resultado del movimiento y la interacción entre los principios. Como textura del hito, astillas de palmeras, caracolas, abalorios y cicatrices forman parte de la obra, que es de autoría del sacerdote artista, escultor y escritor Deoscóredes Maximiliano dos Santos, Mestre Didi.

Piedra de Xangô

Parque Pedra de Xangô. Salvador Bahia. Foto Max Haack Secom.

Para finalizar nuestro recorrido ancestral en Salvador, te recomiendo que vayas hasta el barrio Fazenda Grande II, donde se encuentra la Pedra de Xangô(Piedra), principal símbolo de representación de las religiones de origen africano. ¡Ella está allí desde hace 2 mil millones de años! La piedra y espacio, considerado sitio histórico del antiguo Quilombo Buraco do Tatu, de acuerdo con la Ley de Preservación del Patrimonio Cultural del Municipio (8.550/2014), es patrimonio geológico ya reconocido a nivel nacional y catalogado en 2017 por la Fundación Gregório de Mattos .

Según la investigadora Maria Alice Silva, la piedra se encuentra en un área restante de la Mata Atlántica(Selva) y guarda memorias de ocupaciones quilombolas e indígenas. Maria Alice explica que Quilombo, hogar de los indios Tupinambás, es una expresión utilizada por las comunidades de terreros y residentes de la zona de Cajazeiras y Salvador al referirse a la Piedra de Xangô, también conocida como Pedra do Buraco do Tatu(Piedra), Pedra do Quilombo do Urubu o Pedra da Onça.

“La supuesta práctica de ofrendas a caboclos o personas encantadas en el lugar, así como la famosa pajelanza(Pajelança), se debe a la probable permanencia de los indígenas. Aunque la literatura y los documentos históricos no establecen con exactitud que el lugar donde se ubica la Piedra de Xangô hubiera sido quilombo, hay indicios de prácticas religiosas africanas e indígenas en la zona ”, lo enfatiza.

Miembro del grupo EtniCidades de la Facultad de Arquitectura de Ufba, Maria Alice es una de las articuladoras del proceso de creación del Parque Rede Pedra de Xangô y de la APA Municipal Vale do Assis. Sobre la Piedra de Xangô, haremos un artículo aparte, y si quieres enterarte de más información sobre Pedra de Xangô en Instagram (@ pedra.de.xango).

“Entender el significado de estos monumentos y esculturas es poder profundizar en cuestiones sobre nuestra historia, evitando las obviedades que siempre denotan que el discurso de quienes ocupan el poder mayoritario es el discurso de la verdad. La historia debe ser vista como esa construcción constante de verdades que se sostienen en los choques simbólicos entre agentes a lo largo del tiempo”, lo señala Carlos Barros.

Cristiele França
Periodista

Sobre la colaboradora: Cristiele França es Ekedji de Ilê Asé Oya Mesi. Periodista, realiza en el programa Mojubá del Grupo Metrópole y es asesora de prensa en la Sec. Municipal da Educação(Secretaría Municipal de Salud). Vale la pena conocer su canal en YouTube y para ello haz clic en este enlace.

Notas

Este artículo contó con entrevistas de:

Carlos Barros – Profesor de Historia y Sociología. Graduado en Historia y Magíster en Ciencias Sociales por la Universidad Federal de Bahia(UFBA).

Maria Alice Silva – Investigadora, miembro del grupo EtniCidades de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Federal de Bahia (UFBA)

Herma * – Un pilar cuadrado o rectangular de piedra, terracota o bronce (el estípite) sobre el que se coloca la representación de la parte de la cabeza del homenajeado.


Arte na rua! Escultura Odoyá. Ray Vianna. Salvador Bahia. Imagem cedida pelo artista.

1
1
Duración aproximada
1 horas - 2 horas
Cuanto cuesta

Otros Planes de viaje

Eventos

15
May
17
May
18
May
19
May
20
May
21
May
22
May
Ver más en Eventos