Fiesta de Nuestra Señora de la Buena Muerte(Nossa Senhora da Boa Morte)

Salvar en los favoritos

En Cachoeira, a 120 km de la capital bahiana, tiene lugar una de las celebraciones más importantes de Bahia

“La gente habla de la esclavitud de una manera muy natural … pero la esclavitud fue algo tan serio que el negro no lo creía, Nunca creyó en la liberación, ¿lo sabías? Después de estar esclavizado, nunca creyó que tendría libertad. El negro solo creía en la verdadera libertad después de la muerte. Por ello, Buena Muerte. En ese proceso, él pedía para morir, porque creía que, al morir, su espíritu iría libre a África. La muerte, para él, sería liberación. Por eso que yo hablo: África siempre ha celebrado la Muerte, la Muerte es un estado de libertad. (…) ” Valmir Pereira dos Santos, en texto contenido en el libro Nós Os Tincoãs.

La fiesta de Nuestra Señora de la Buena Muerte es una de las celebraciones religiosas más importantes e interesantes de Bahia. Ella tiene lugar todos los años del 13 al 17 de agosto en el municipio de Cachoeira, a 120 km de la capital bahiana. Es tan grandiosa la procesión que recorre las calles de la ciudad, con mujeres vestidas con trajes formales y sosteniendo velas que llama la atención de turistas, investigadores, historiadores y fotógrafos de todo el mundo, ávidos por conocer en profundidad la identidad cultural local.

Es a esta “Ciudad Heroica” y “Ciudad Monumento” a orillas del río Paraguaçu, en el Recôncavo bahiano (región alrededor de la Bahía de Todos los Santos), que vamos a llevarte. Mucho más que una fiesta, la Hermandad de Nuestra Señora de la Buena Muerte de Cachoeira, con todas sus peculiares funciones, representa la resistencia de la mujer negra en Brasil.

El fotógrafo Vinicius Xavier hace fotografía documental contemporánea, pero sobre todo política. Sus obras tienen una gran intensidad y al mismo tiempo una simplicidad inquietante. Son suyas las imágenes que ilustran esta materia.

“En mi trabajo trato de dar voz a través de imágenes a las personas que realmente tienen valor en Brasil, la gente de la gente, las personas que están allí luchando día a día, pero luchando con afecto, con respeto por los demás, con unión.” lo explica Vinicius.

Intrínsecamente relacionada con la Vida y la Muerte

Los símbolos de la Buena Muerte (cayado, antorcha y escudo de armas), ropas, comida y rituales se refieren a este pasaje espiritual de Aiyê a Orun: en yoruba, Aiyê es la Tierra o el mundo físico, paralelo a Orun, el mundo espiritual. Según las propias hermanas de la Buena Muerte, la devoción a Nuestra Señora de la Buena Muerte surgió vinculada a una petición por el fin de la esclavitud, hecha por las africanas a Nuestra Señora. Los esclavos le pidieron protección y una muerte tranquila sin martirio. Pronto, con su manumisión y libre de las penurias de la esclavitud, celebraron el día de Nuestra Señora de la Gloria, con comida y baile en la sede de la Hermandad.

En la tradición católica, el título Nuestra Señora de la Gloria se refiere al pasaje de la Virgen María de la vida terrenal a la vida celestial. Se utiliza el título de Nuestra Señora de la Buena Muerte para que ella ruegue por nosotros a la hora de nuestra muerte, de la que depende la salvación eterna del alma. Gran parte de la tradición católica y ortodoxa cree en la Dormición de María, cuando Nuestra Señora habría muerto, y luego resucitada por Nuestro Señor y asunta al Cielo. Esas y otras historias fueron tomadas de uno de los únicos documentos escritos sobre la fiesta, el libro Festas da Boa Morte(Fiestas de la Buena Muerte) – Caderno IPAC, 2.

Las dos interpretaciones se unen cuando retrocedemos en el tiempo. En el Imperio Romano, comienzo de la era cristiana, se encuentra el embrión de las hermandades cristianas, llamadas, sin embargo, paganas, porque en ese momento fueron marginadas por las autoridades. Todavía según el libro, estas organizaciones fueron auténticas calles de doble sentido, ya que podían servir como “instrumento moderador de las tensiones sociales”, pero también legitimar a los africanos y sus descendientes como un sello institucional para más allá de la esfera religiosa, convirtiéndolos en agentes políticos. Al participar de prácticas católicas, los esclavos podrían proyectarse a más allá de los límites del trabajo.

Según Valmir Pereira dos Santos, músico, agitador cultural y participante activo de la Hermandad, las hermanas de la Buena Muerte son las madres de la doble pertenencia que podemos señalar como sincretismo y pluralidad. Para él, primero ellas buscan la religiosidad en la Iglesia como un grito por la libertad de expresión dentro de la sociedad, y tener acceso a ella. Luego, entonces, en el terrero de candomblé, buscan la ancestralidad africana.

Te equivocas si crees que la Hermandad de la Buena Muerte se reporta a la Iglesia Católica, como es el caso de la Hermandad del Rosario de los Hombres Negros*. Dulce engaño también si piensas que todas las hermanas son de la misma nación, por lo tanto, del mismo candomblé. La Hermandad tiene sus propios rituales, los que son secretos. Esta historia quien la cuenta es Adenor Gondim, uno de los mejores fotógrafos del país, desde la década de 80, fotografiando aspectos de la cultura, la religiosidad y la vida cotidiana de Bahia. En 1992 comenzó su investigación sobre la Hermandad de la Buena Muerte, la que sigue hasta hoy. Adenor no solo fotografió, sino también hizo amistades dentro de la hermandad. También por ello, fue testigo de momentos de intimidad de las hermanas, de conversaciones e intercambios.

“… Una vez estaba en una sala donde algunas hermanas hablaban sobre “sus rituales”. Hablaban sobre el uso de una u otra hierba: lo hago de esa o de otra manera, pero lo hago así. Aquello fue una auténtica clase. Un intercambio de riqueza indescriptible”, lo recuerda Adenor.

La Hermandad de la Buena Muerte fue organizada por etnias eclécticas de orígenes Jeje, Ketu y Nagô forjando alianzas interétnicas, las que siempre hicieron fluir esas fronteras en el contexto de conveniencias.

La Iglesia de Barroquinha en Salvador

Pocas personas lo saben, pero siempre ha habido aquí en Salvador, desde el siglo XIX, una devoción negra exclusivamente femenina, constituida bajo la evocación de Nuestra Señora de la Buena Muerte, ubicada en la Iglesia de Barroquinha, donde hoy se encuentra el Centro Cultural Iglesia de Barroquinha(Centro Cultural Igreja da Barroquinha), en la plaza Castro Alves. Allá también ya había, desde el siglo XVIII, la Hermandad de Nuestra Señora de los Mártires.

Según el estudio de la historiadora Magnair Santos Barbosa, esta iglesia fue una importante fortaleza africana en la década de 1820. La Iglesia albergaba en la parte trasera, en un terreno alquilado, el candomblé Àya Omi Àse Aìrá Intilé, considerado el primer terrero urbano de Salvador. La fiesta de la Asunción de la Virgen, el rostro vivo de Nuestra Señora, celebrada el 15 de agosto en esa iglesia, se consideró “la más concurrida, de más extenso recorrido y más ostentosa presentación de las procesiones jamás celebradas en Bahia”*. Los hombres de los Martirios y de otras hermandades negras acompañaban las procesiones de la Buena Muerte, teniendo esos lugares destacados entre las devotas negras y criollas ascendentes socialmente, por lo tanto llamadas “negras del partido alto”.*

Cuando Salvador entró en decadencia, con las innumerables rebeliones de esclavos en la década de 1870, un fuerte indicio de una desestructuración social, resultó en tránsitos entre la capital y su Recôncavo. También comenzó la persecución, y muchas hermanas, ya como mujeres libres, regresaron a África, otras fueron a otros estados de Brasil y una parte importante fue al Recôncavo.

Resistencia de la mujer negra en Brasil

En el libro de IPAC, Magnair Santos Barbosa explica la importancia de las mujeres negras en los movimientos abolicionistas de Brasil. Con el movimiento de transición venido de la entonces capital, en Cachoeira, por ejemplo, la hermandad de la Buena Muerte se instaló en una casa de n° 41, en la Rua da Matriz(calle), actual Rua Ana Nery (calle), llamada Casa Estrela, por tener en su acera una estrella de granito de cinco puntas. Este sería el centro de la comunidad. Allí circulaba un gran número de personas, estableciendo relaciones religiosas, culturales, comerciales y políticas.

Ascendiendo socialmente, esas mujeres lograban recaudar dinero (más bien diversos tipos de objetos de valor) como trabajadoras urbanas para comprar su propia libertad o la de sus familiares y amigos. Se formaba entonces, en Cachoeira, una prominente élite africana que transitaba entre las clases adineradas de la región.

“Diálogos cruzados”

En esa trayectoria, muchas cosas han cambiado, incluso dentro de la estructura de la Hermandad. En la segunda mitad de la década de 1980, comenzó un movimiento de la Iglesia Católica para controlar las hermandades. Impedidas de realizar sus celebraciones, las monjas fueron recibidas por la Iglesia Brasileña local. La Casa Estrela (Casa Estrella) ya no era la sede de la Hermandad. Desde los años de 1990, la nueva sede se instaló en la Rua 13 de Maio(calle) y Largo D’Ajuda, en tres caserones que se los han donado a ella. Adenor Gondim cuenta que no solo la Hermandad de la Buena Muerte, sino muchas hermandades seculares se han desestructurado, reduciendo el número de la membresía y el poder de actuación.

Procesión como un acto de fe y devoción

Después de entrar, de hecho en el universo histórico y religioso de la Hermandad, hicimos esta guía a quien quiera entender cada detalle de esta fiesta día a día.

“Esmola geral” (Limosna general)

Hay un comité de la fiesta elegida en una elección anual para los cargos, lo que imposibilita la concentración de poder. La Jueza Perpetua (puesto más alto, actualmente vacante), la Proveedora, la Tesorera y la Escribana, cada una con sus propios quehaceres, son las responsables de cada detalle de la celebración.

Curiosidad: se sabe cuantas veces y cuantos puestos ha asumido una hermana observando las tiras blancas horizontales colocadas en los bordes de sus faldas. Ellas pueden incluso repetir el mismo trabajo varias veces, sin embargo nunca pueden retroceder en la jerarquía.

Una semana tras la elección, una semana antes de la fiesta, las hermanas salen de las calles principales de Cachoeira, llevando bolsas rojas, bordadas con el símbolo de la Hermandad, haciendo un petitorio por las casas, comercio y feria libre. Son las “hermanas de bolsos” quienes recaudan dinero para la fiesta. Hoy son cuatro hermanas que piden “limosnas”, lo que representa más bien una obligación que un medio para recaudar fondos.

Hace aproximadamente 15 años, el artista y diseñador Goya Lopes, hizo las faldas de las “hermanas de bolso”. Goya cuenta historias a través de estampas y este es también el pensamiento para las estampas hechas en las faldas de las hermanas.

“Yo estampo la tela que generalmente lleva el color de los santos de las cuatro, mezclo los santos (en un modelo estándar). Este año he hecho un detalle de cada orixa con su herramienta en la falda para personalizarla bien. Es con esta ropa colorida que ellas piden limosna, luego no salen nuevamente. Casi nadie lo sabe “, lo explica Goya.

El primer día – 13 de agosto

A las 18:30h – Salida del cuerpo de Nuestra Señora de la Buena Muerte de la Capilla de Nossa Senhora D’Ajuda en procesión por las calles de la ciudad.

Este es el día de las hermanas fallecidas. Esta misa es el momento que recuerdan sus nombres, alabando sus recuerdos.

Vestidas de blanco – significa un pasaje pacífico, una buena muerte en la religión afrobrasileña – van con velas en un pedestal a la Capilla de Nuestra Señora D’Ajuda, donde rezan e inciensan el ambiente alrededor de la imagen de Nuestra Señora muerta. Luego salen en procesión llevando la imagen puesta en un palio hacia la Iglesia Matriz – Nossa Senhora do Rosário( Nuestra Señora del Rosario). Paran solamente una vez, frente a la Casa Estrela (la primera sede), cuando el santo se da vuelta, demostrando lo importante que es ese lugar.

Luego se sirve la “Cena Blanca” a la Madre María. En una mesa grande se pone alimentos que no contiene aceite dendê (aceite de palma) o pimienta. Todo lo que va a la mesa es de color blanco: arroz, pan y varios tipos de pescado. Por lo general, se realiza en Largo D’Ajuda.

Segundo día – 14 de agosto

19h – Misa de cuerpo presente de Nuestra Señora en la Capilla de Nuestra Señora de la Buena Muerte.

21h – Procesión del entierro de Nuestra Señora de la Buena Muerte por las principales calles de Cachoeira.

Este es el momento del “entierro simbólico”, la dormición de María. Con la imagen de Nuestra Señora de la Buena Muerte ya en la iglesia, las hermanas salen de la sede de la hermandad en la procesión nocturna, llevando velas y vestidas con el uniforme/toga: falda negra plisada y blusa blanca de manga, pañuelo blanco en la cintura y una chancleta blanca. Excepto las “hermanas de bolso”, que se visten de blanco todos los días festivos. Durante la misa en la Capilla, las hermanas se quitan el velo y se paran ante la Virgen como si le pidiera su intercesión.

La ceremonia festiva termina con las hermanas alrededor de la imagen, incensada por el sacerdote, y con la procesión de Nuestra Señora de la Buena Muerte, que recorre las calles principales de la ciudad hasta que vuelva a la capilla de Nuestra Señora de la Buena Muerte (Nossa Senhora da Boa Morte).

El día de Nuestra Señora de la Gloria – 15 de agosto

05h – Amanecer con fuegos artificiales

10h – Misa solemne de la Asunción de Nuestra Señora de la Iglesia Matriz de Nuestra Señora del Rosario.

11h – Procesión festiva en honor a Nuestra Señora de la Gloria e inauguración del comité organizador 2019.

12h – Vals y samba de roda (samba de rueda) en Largo D’Ajuda.

13h – Almuerzo de las hermanas, invitados y personas de la comunidad en la sede de la hermandad.

16h – Samba de roda en Largo D’Ajuda

El tercer día festivo es el más esperado, el día de Nuestra Señora de la Gloria (o Nuestra Señora de la Asunción). La procesión sale por la mañana desde la sede de la hermandad, seguida de la filarmónica local. Llevando flores en sus manos, las hermanas cargan el palio de Nuestra Señora de la Gloria, ayudadas por algunos hombres. En la Iglesia Matriz, el sacerdote inciensa el ambiente previamente.

Las hermanas celebran la Asunción de Nuestra Señora adornadas con cadenas y collares, vestidas con uniformes/togas, pero con la tela de las espaldas en el lado rojo (traje formal). Ellas expresan la alegría que sienten con la elevación de Nuestra Señora al cielo y la liberación de la esclavitud.

La ropa negra significa el luto y la tela (bioco) es una referencia a los musulmanes. Todo lo que visten hoy viene de la época de las fundadoras. Significa la representación de un poquito de cada pueblo que vino, de cada nación. El lado negro de la tela significa luto y el rojo la Gloria de Nuestra Señora, la sangre, el corazón, la alegría.

En este día la procesión es más larga, con el siguiente itinerario: Casa da Estrela, feria, pabellón de la Universidad Federal del Recôncavo Bahiano – UFRB, entrada del puente D. Pedro II, capilla de la sede de la Hermandad (donde dejan la santa), siguiendo nuevamente a la Iglesia Matriz. Allí ocurre la transferencia de los puestos, con la posesión del nuevo comité del partido.

Tras recoger la procesión en la sede de la Hermandad, las hermanas bailan un vals tocado por una filarmónica loca. El vals significa “juerga, salvar la vida”.

16 de agosto

18h – Jugoso estofado(cozido) seguido de samba de roda en Largo D’Ajuda.

El hecho de ofrecer comida, significa para las hermanas abundancia y prosperidad.

“Lo de la gastronomía, el guiso ofrecido a la comunidad, la samba de roda, es cuando lo sagrado camina junto a lo profano. Esta cuestión de separar lo sagrado de lo profano, en Bahia no existe, eso es una leyenda. Así son las cosas y no hay nada de malo en ello ”. Vinicius Xavier lo explica.

17 de agosto

18h – Caruru (comida típica de Bahia) con samba de roda y clausura del Festival 2019

Tras el último día festivo, las hermanas entregan flores perfumadas al agua como un regalo, renovando así su compromiso con la continuidad de la vida.

“Las hermanas, en su comprensión de una temporalidad cultural peculiar, han mezclado los orixas, voduns y los caboclos, de Cachoeira, esa heroica tierra, a los santos de la Iglesia, a las sirenas, a las serpientes sagradas que dan movimiento al mundo y a la tierra, con las recetas de maniçoba. , de moqueca de hoja, pititinga (pescado pequeño), licor de jenipapo, pastel de maíz, lelê de maíz y el abundante tablero donde impera el acarajé. Porque todo fluye y refluye.” Raúl Lody, Antropólogo y Museólogo (tomado del libro del IPAC).

Por Fernanda Slama
Coordinadora de Contenido

Libros:

Nós os Tincoãs – realización de Sanzala Artística Cultural. Supervisión Artística y Dirección de Mateus Aleluia. Concepción artística y curatorial de Gringo Cardia.

Festas da Boa Morte (Fiestas de la Buena Muerte) – Caderno do IPAC, 2 (Instituto del Patrimonio Artístico y Cultural de Bahia y la Fundación Pedro Calmon

Notas:

Valmir Pereira dos Santos – músico, activista cultural y participante activo de la Irmandade da Boa Morte (Hermandad de la Buena Muerte) desde hace 22 años.

Hermandad del Rosario de los Hombres Negros – La Hermandad de Nuestra Señora de los Hombres Negros fue fundada en el año 1685 y elevada al rango de Orden Tercera el 2 de julio de 1899.

El estudio de la historiadora Magnair Santos Barbosa está en el libro: Caderno do IPAC, 2 (Instituto del Patrimonio Artístico y Cultural de Bahia y la Fundación Pedro Calmon).
* “la más concurrida, de más extenso recorrido y más ostentosa de las procesiones que ya se han realizado en Bahia”* / “negras del partido alto” – Magnair Santos Barbosa menciona el libro “Notícias da Bahia, 1850, de Pierre Verger” (Editora Currupio).



Experiencias en Salvador

Eventos

30
Sep
01
Oct
02
Oct
03
Oct
05
Oct
06
Oct
07
Oct
Ver más en Eventos